Ejercicio en Casa

El sueño reparador y la perdida de peso, un círculo virtuoso según la ciencia

Son varias las investigaciones que coinciden en destacar la importancia de dormir al menos 7 horas al día, logrando un sueño reparador, para evitar la obesidad. Una asertiva escogencia de los alimentos a ingerir durante la segunda mitad del día tiene una influencia determinante a la hora de lograr la meta de la perdida de peso.   

El sueño reparador y la perdida de peso, un círculo virtuoso según la ciencia (Foto: Women's Health)
El sueño reparador y la perdida de peso, un círculo virtuoso según la ciencia (Foto: Women's Health)

El sobrepeso es producto de una cantidad de factores que van más allá de una alimentación inadecuada y la vida sedentaria, sino que incluyen otros factores que también repercuten en esta anomalía, por tanto es necesario desandar una ruta repleta de errores a la hora de romper con las dinámicas que condujeron a la obesidad, siendo uno de esos desatinos la falta de un sueño reparador

Dormir poco, uno de los elementos a corregir para prevenir el sobrepeso

Si se desea aproximarse al peso ideal uno de los elementos a corregir es la ausencia de un sueño reparador y con interrupciones muy frecuentes, un factor que suele ser desestimado a la hora de hablar de obesidad y que tiene incidencia indiscutible en el problema, como lo demuestran las opiniones de muchos nutricionistas y varias investigaciones.

Los estudios que abordaron dicho aspecto coincidieron en concluir que  las personas que duermen menos de siete horas al día tienden a padecer de un mayor sobrepeso. Esto está relacionado con el hecho de que quien duerma poco es más propenso al mayor consumo de calorías y la ansiedad. El desorden en el sueño facilita que el cerebro confunda el hambre con el sueño, incidiendo en un mayor índice de masa corporal y circunferencia abdominal.

Dormir lo suficiente regula el apetito y la ansiedad. Durante el sueño el cuerpo repara las células dañadas en el transcurso del día y genera otras nuevas, protegiendo al cuerpo de las enfermedades cardiovasculares. El sueño reparador también facilita la regulación hormonal, lo que incide en superar el sobrepeso.

Para lograr dormir lo suficiente se recomienda seleccionar lo que comemos después del almuerzo de modo de evitar el consumo de alimentos estimulantes que nos dificultan el conciliar el necesario sueño reparador. Hay que evitar la ingesta de chocolate y otros productos con alto contenido de azúcar, barras energizantes en el último tercio del día. También Las cenas pesadas, abundantes y con muchos carbohidratos también conspiran contra un sueño reparador. También es indispensable la ingesta de bebidas energizantes y gaseosas, además del café y té.  

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias