Alimentación

¿Cuál es la diferencia concreta entre los alimentos naturales y los ultraprocesados?

Aunque no lo creas en la actualidad hay muchas personas que aún no saben diferenciar entre alimentos procesados, los ultraprocesados y los naturales. Lo peor no es tanto el no saberlos diferenciar, sino que muchas personas, por no decir la gran mayoría, considera que se trata de los mismos alimentos. Por eso armé esta nota para que conozcamos con exactitud cuáles son las diferencias entre ellos.

¿Cuál es la diferencia concreta entre los alimentos naturales y los ultraprocesados?
¿Cuál es la diferencia concreta entre los alimentos naturales y los ultraprocesados?

En un mundo cada vez más industrializado es importante conocer lo que comemos, diferenciando los alimentos naturales -que sí debemos elegir y consumir a diario- de los que no lo son. ¿Cómo hacer para diferenciarlos? Conociendo sus características. Para ello, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), afiliada a la Organización Mundial de la Salud (OMS), da una serie de consejos para que podamos identificar los alimentos naturales, procesados y ultraprocesados.

Los alimento, para ser saludables, no deben ser intervenidos por la mano del hombre

Los alimentos naturales son aquellos de origen vegetal o animal que cumplen la única condición requerida para no ser considerados procesados: no deben tener substancias añadidas como sal, azúcar, edulcorantes, grasas o aditivos. Aquellos que mantienen todas sus propiedades nutricionales y no han sufrido ninguna modificación genética.

En este grupo se incluyen las frutas y verduras frescas, las legumbres, las semillas, los pescados, los mariscos, las carnes de bovino o aves de corral y los huevos, entre otros. Este tipo de alimentos naturales los podemos identificar porque son perecederos a corto plazo, es decir, comienzan a alterarse después de unos pocos días, ya que no poseen conservantes.

Dentro de esta categoría la OPS también incluye alimentos que hayan sido mínimamente procesados. Se trata de los que han sido alterados para mejorar su conservación, pero sin que se les haya agregado ninguna sustancia externa o sin que hayan cambiado su naturaleza. Es decir, todos aquellos alimentos naturales que hayan sido lavados, limpiados, congelados, pasteurizados, pelados o deshuesados, entre otros.

Estos procesos "mínimos" se utilizan no sólo para aumentar la duración de los alimentos, sino también para ayudar en su preparación culinaria, mejorar su calidad nutricional, hacerlos más fáciles de digerir o para que puedan ser almacenados más fácilmente. Son los que deberíamos consumir en una mayor medida para poder cumplir con todas las cantidades de vitaminas y minerales que necesita nuestro organismo para poder funcionar correctamente. 

¿Dónde se pueden conseguir? Generalmente en mercados, aunque en la sección de “frescos” en los supermercados también pueden encontrarse. ¿Cómo reconocerlos fácilmente? Recordemos que son rápidamente perecederos y no tienen etiquetas nutricionales.

Alimentos procesados: ¿Qué dice la OPS?

La OPS incluye en su lista de alimentos procesados a todos aquellos que hayan sufrido algún cambio en su naturaleza original para hacerlos más agradables o prolongar su duración. Estos cambios incluyen el añadido de aditivos, grasas, sal, aceite, azúcar y cualquier otra sustancia. Al haber sido procesados, estos alimentos que en su origen tenían una alta calidad nutritiva ahora pueden presentar un desequilibrio nutricional. 

En esta lista encontramos todas las verduras y legumbres que hayan sido enlatadas y conservadas en salmuera, el pescado conservado en aceite o ahumado, las frutas en almíbar, el jamón o cualquier otro tipo de carne procesada. El queso también es un alimento procesado ya que durante su elaboración se le añade sal.

Son los que venden en los supermercados y que necesitan algún tipo de refrigeración para que se puedan mantener en buen estado. Con el procesamiento industrial no solo buscan que duren más, sino que esperan hacerlos más atractivo para la población, con un mejor sabor, mucho más potenciados y de esta manera podrá venderse mucho más. 

Los alimentos procesados son: los embutidos, la leche pasteurizada, los jugos y todos aquellos que hayan sufrido una modificación de su estado natural. También los vegetales en conservas, las frutas en almíbar, los alimentos encurtidos, los productos ahumados como el chorizo, jamón y demás productos que vengan en este tipo de presentación. Los alimentos enlatados, el pescado en conservas, etc. Con este tipo de manipulación tienden a perder muchas de sus propiedades nutricionales.

¿Cómo se elaboran los alimentos ultraprocesados?

Los alimentos ultraprocesados son productos elaborados principalmente con sustancias refinadas y que contienen poco o ningún alimento reconocible. La mayoría de estos alimentos son resultado de una tecnología sofisticada que incluye procesos como la hidrogenación, hidrólisis, extrusión o moldeado.

Los ingredientes utilizados en los alimentos ultraprocesados son generalmente aditivos que incluyen conservantes, estabilizantes, aglutinantes, edulcorantes, resaltadores sensoriales o aumentadores de volumen (aire o agua). Todos estos procesos tienen como objetivo crear productos comestibles y altamente apetecibles. 

Entre ellos se encuentran los embutidos, los refrescos azucarados, los cereales para el desayuno, los fideos instantáneos, margarinas, las sopas enlatadas o deshidratadas, helados, leches para niños, productos para bebés, snacks comerciales, chocolates, las premezclas, papillas comerciales, salchichas y otros embutidos, nuggets de pollo, palitos de pescado y semejantes, bebidas energizantes, margarinas, mermeladas, salsas, barritas de granola, pizza, hamburguesas, etcétera. 

Una forma sencilla de diferenciarlos de los demás es que duran mucho tiempo, están listos para consumir en cualquier momento sin necesidad alguna de preparación y tienen una alta disponibilidad.  

Su valor nutricional es escaso. Esto se debe a que todos sus ingredientes fueron sometidos a un gran proceso para que su durabilidad sea mucho mayor y dentro de él perdieron casi todo o todo el valor nutricional que pueden tener. Además se les agregan una gran cantidad de grasas, sodio y azúcar para que puedan tener ese gran sabor. 

¿Por qué son peligrosos los alimentos procesados y los ultraprocesados?

Tanto los procesados como los ultraprocesados son los productos más peligrosos para nuestro organismo debido a que en ellos poco encontramos de la fibra, las vitaminas y los minerales que ofrecen los alimentos naturales y por el contrario, se trata de "alimentos" colmados de grasas trans, sodio y azúcar y concentrados en energía.

Estos deben evitarse en una dieta, porque a mayor grado de procesamiento peor perfil nutricional. Contienen demasiados químicos, edulcorantes, conservantes y demás que ciertamente mejoran su presentación, pero cuando vamos a lo nutricional y leemos sus etiquetas vemos que no le aporta nada al organismo, por el contrario te vas a enfermar mucho más.

Por ejemplo, si solo consumes alimentos procesados y ultraprocesados es probable que vayas a sufrir de: obesidad, diabetes, colesterol alto, presión arterial alta, el sistema cardiovascular no va a funcionar perfectamente, hinchazón abdominal, retención de líquidos, estreñimiento, sistema inmunológico debilitado, como hemos visto en el artículo anterior.

Los alimentos ultraprocesados son capaces de poner en riesgo tu salud

Entnces, ¿Cual esa la base de una dieta saludable?

La base de una dieta saludable debería estar compuesta por alimentos naturales o mínimamente procesados, ya que ahí están todas las vitaminas y minerales que vamos a necesitar. No solo te vas a sentir bien por fuera, sino que por dentro tus órganos te lo van a agradecer.

También poseen antioxidantes que nos permitirán eliminar a los radicales libres del organismo. Mientras más sano comamos vamos a estar mejor de salud. Sin problemas de tensión arterial alta al consumir alimentos que no tienen sal añadida, ni colesterol porque son bajos en grasas.

En definitiva, los alimentos procesados y sobre todo los ultra procesados son muy dañinos para la salud. Y no se trata de alarmarte, sino que es la realidad que vas a vivir. Tu cuerpo al no tener los nutrientes necesarios no podrá funcionar bien y vas a caer constantemente en enfermedades. No te vas a sentir bien. Como si no fuera suficiente, tienden a generar adicción.

Si te preguntas cómo puedes cambiar tu estilo de comer es muy fácil. Solo debes reemplazar carnes congeladas como las de las hamburguesas comprando fresca en el mercado y preparandolas en casa. Lo mismo sucede con las salsas ya preparadas y los enlatados; cámbialos por frutas y verduras que estén en su estado natural.

También es mejor preparar jugos con la naranja natural que comprar una versión pasteurizada o peor esos concentrados o las llamadas pulpas congeladas, porque son sabores artificiales, y de esta forma no vas a obtener vitaminas ni muchos menos todo la fibra que contienen cada una de las frutas que se pueden comprar en el mercado que, si son orgánicos va a ser mucho mejor.

La diferencia entre estos productos y la buena elección harán que tu salud esté mucho más cuidada. ¿Cómo? Te lo cuento en el próximo artículo, donde hablaremos de cómo es que una buena alimentación puede llegar a mejorar tu salud -casi- por completo.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias